lunes, noviembre 30, 2020

Este jueves en República Dominicana, 107 aficionados comenzarán a disputar la segunda edición del Latin America Amateur Championship. Cada año, el campeón del LAAC será invitado a competir nada menos que en el Masters Tournament y junto al subcampeón(es) entrarán en forma directa a las fases finales de clasificación para el The Open y el US Open Championship. Por último, el campeón recibirá exenciones completas para disputar The Amateur Championship, el US Amateur Championship, y todo otro campeonato amateur de la USGA para el cual sea elegible.

Este martes salieron temprano a la cancha los primeros jugadores y cerca del mediodía ya se recibieron en el Media Center las primeras coincidencias respecto del estado del campo: “espectacular”, se escuchaba. “Este lugar es fantástico, pensar que uno de nosotros se irá de Casa de Campo con el boleto al Masters”, le decía un jugador argentino a otro colombiano. En la entrada hacia el campo se encontraron con la estatua de Pete Dye, uno de los arquitectos de mayor renombre en la historia de este deporte. Con sus 90 años a cuestas, Dye llegó a Casa de Campo para presenciar en vivo este evento único, organizado por The Masters, The R&A y la USGA. De hecho, accedió sin problemas y hasta con orgullo a fotografiarse con los cuatro trofeos (el del Masters, Open Championship, US OPEN y LAAC) en el hoyo 15 con el Mar Caribe de fondo.

“Es una cancha muy buena, en algunos hoyos te da ganas de quedarte ahí, mirando el mar”, bromeó Matías Simaski, de Argentina, quien agregó: “Si estás pegando bien, sólido, es un campo en el que se puede hacer buen score. Si fallas y lo haces por el lado incorrecto los doble bogeys aparecen fácil”. Respecto de la dificultad de los hoyos, dijo: “El 15 y el 17 son los hoyos más complicados, además seguramente el domingo entrará en juego la presión sobre el final”.

Como varios de los participantes, el futuro de Simaski depende de su resultado en el LAAC. Si gana o sale segundo, el paso al profesionalismo se postergará hasta aprovechar todas las oportunidades que este evento otorga al campeón y a su escolta. De lo contrario, saltará al campo rentado en las próximas semanas. Es que el cordobés, ya tiene su tarjeta full del PGA TOUR Latinoamérica tras ganar la Final de la Serie Desarrollo en Ecuador.

Otro de los que dejó su punto de vista sobre la cancha es el local Juan José Guerra, el de mejor ranking entre los dominicanos: “está en excelentes condiciones, está mucho más firme y rápido de lo que normalmente juega. Las banderas van a hacer una parte importante del torneo, las posiciones y cómo atacarlas. Los hoyos del agua: 5, 6, 7, 15, 16, 17 van a ser claves”, señaló.

En la misma línea se expresó Jorge García, el jugador de Venezuela que viene de ganar el South Beach International Amateur, en Miami, uno de los eventos fuertes del calendario de los Estados Unidos. “Es un tremendo campo de golf, lo había jugado el año pasado durante el PGA TOUR Latinoamérica y me gusta mucho. Nos tendremos que adaptar a los tres diferentes tipos de grama que hay en el fairway, rough y greens. Siento que será una buena semana. La clave será tener paciencia y saber cuándo atacar la cancha y cuándo jugar al centro del green”, señaló el jugador de la Universidad de La Florida.

Fundado por el Masters Tournament, The R&A y la USGA, el Latin America Amateur Championship fue creado para desarrollar aún más el golf amateur en América del Sur y Central, México y el Caribe. Al mismo tiempo, la idea principal de estos Socios Fundadores fue crear un torneo insignia que sirviera de inspiración para millones de jóvenes golfistas de la región, con el fin de crear a los futuros héroes de este deporte.

La edición inaugural del Latin America Amateur Championship, que se disputó en Pilar Golf, Argentina, ha dejado una huella muy importante en el mundo del golf y marcó el inicio de una nueva era para el desarrollo de este deporte en toda la región. La primera edición de este torneo fue ganada por el chileno Matías Domínguez y en el segundo puesto se ubicó el argentino Alejandro Tosti.

Con un solo día de práctica más por delante, los jugadores van descubriendo cada uno de los secretos que Pete Dye escondió en este trazado de 7274 yardas (par 72) y que le dará a quien lo descifre mejor, el mayor premio de toda su vida en el golf amateur.

FOTO: Enrique Berardi/LAAC

Tags:

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.