miércoles, octubre 21, 2020

A lo largo de los años, numerosas personalidades de los más diversos ámbitos se han acercado a esta regata, la prueba deportiva más antigua del planeta, originada en 1851, en la isla de Wight, al sur de Inglaterra. Desde tenistas, actores, cantantes, inventores y pilotos de Fórmula Uno hasta primeros ministros, empresarios, presidentes y monarcas.

Hay marcas a fuego. Comenzaba la Edad Antigua con la escritura, 3000 antes de Cristo, y el fin de las comunidades ágrafas. La Edad Media, con la caída de Roma, capital del Imperio Romano de Occidente, en el año 476. La Edad Moderna, a partir de la caída de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente, en el 1453. La Edad Contemporánea, desde la libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa, en 1789. Lo minúsculo de un efímero acto resume lo ciclópeo de un mundo mutante. Son alegorías, voz griega que significa ‘lanzar en conjunto’, remitiendo a tiempos en los que un objeto era partido en dos para sellar un pacto y reconocer compromiso.

Moneda al aire habrán tirado británicos y estadounidenses el 22 de agosto de 1851, isla de Wight, localidad de Cowes, verano al sur de Inglaterra. La goleta América, del New York Yacht Club, se imponía a una flota británica del Yacht Club Squadron en la Copa de la Reina, a la postre Copa del América, “la Jarra de las Cien Guineas”, aunque, en realidad, había costado 105 libras. Algunas líneas del London Merchant ligaban ese triunfo a un cambio, incluso, en el orden mundial: El Imperio de los Mares debe ser cedido antes de mucho tiempo a América; su empresa perseverante, su gran comercio, seguramente asegurarán este premio; ni Inglaterra estará en condiciones de disputarlo con ella. América, como dueña del océano, debe sobrepasar el mundo civilizado. Daniel Webster comentaba en la Casa de Estado de Boston: “Como Júpiter entre los dioses, Estados Unidos es el primero, y no hay segundo”.

Durante medio siglo, la Copa América se ha disputado 13 oportunidades en Nueva York, de 1870 a 1920, incluyendo el trayecto de 1886, en el cual la escocesa Susan Matilda Cunninghame-Graham Bartholomew se convirtió en la primera mujer. A principios de 1930, se trasladó a la ciudad de Newport en 12 ocasiones hasta la primera caída de los Estados Unidos: 1983, el Liberty ante el Australia II, del Real Club de Yates de Perth. El australiano John Bertrand le arrebató “la Vieja Jarra” al New York Yacht Club en 1983. Los neoyorkinos perdían un invicto de 132 años, 25 campañas, la racha ganadora más extensa en la historia del deporte. Según el estadounidense Bill Koch (desembolsó US$ 68.000.000 en 1992 con el Yacht Club de San Diego), “la prueba deportiva más cruel que he visto”. En 1988, en 1992 y en 1995, se mudaría a San Diego, con éxito del Black Magic neozelandés en el último peldaño. En 2000 y en 2003, viajaría a Auckland, costas del golfo de Hauraki, Nueva Zelanda. Triunfarían, primero, los locales, y un trienio después el Alinghi suizo. Valencia, España, sería anfitriona en 2007 (bicampeonato del Alinghi) y en 2010. El Oracle estadounidense irrumpió para trasladarla a San Francisco, en 2013, y a Hamilton, Bermudas, territorio británico de ultramar, en 2017, primera vez en 166 años que el defensor navegaba fuera de casa.

Thomas Lipton en su yate ‘Shamrock III’ en 1910 – Ph: Philipp Kester/Getty Images

Se ha puesto la Copa América en juego 35 veces. Solo ganada por cuatro países: los Estados Unidos (29); Nueva Zelanda (3); Suiza, nación sin mar (2); y Australia (1). Ocho ciudades sede desde la temporada 1851: Nueva York (1870 a 1920: 13 veces), Newport (1930 a 1983: 12), San Diego (1988, 1992 y 1995: 3) y San Francisco (2013), en los Estados Unidos; Perth, en Australia (1987); Auckland, en Nueva Zelanda (2000 y 2003: 2); Valencia, en España (2007 y 2010: 2); y Hamilton, Bermudas, en el Reino Unido (2017). En Auckland 2003, el suizo Alinghi se transformó en el primer retador en obtenerla en su primera presentación.

Tres veces seguidas cayeron en la final los neozelandeses, Auckland 2003, Valencia 2007 y San Francisco 2013. Seis naciones hubo en 2017: Emirates Team New Zealand (Nueva Zelanda); Oracle Team USA (Estados Unidos); Artemis Racing (Suecia); Softbank Team Japan (Japón); Groupama Team France (Francia); y Land Rover BAR (Gran Bretaña). Si bien la Copa América emergió al sur de Inglaterra, nunca la ha conseguido un velero británico. Ese estigma, surgido con John Lloyd Ashbury a bordo del Cambria y del Livonia a fines del siglo XIX, pretende disolverlo en el siglo XXI sir Ben Ainslie, máximo medallista olímpico y primer británico en adjudicársela. Debieron pasar 162 años desde 1851 hasta que Ben Ainslie se transformara en táctico del Oracle estadounidense y se consagrara campeón en San Francisco 2013 (lideraba la Copa Louis Vuitton de Valencia 2007 siendo tripulante del Team New Zealand).

Se trata la Copa América de un evento global. Multimillonarias inversiones, desarrollos tecnológicos, espionajes para suprimir ventajas de diseño. La XXXVI Copa América se disputará en 2021, desde enero (eliminatorias de la Copa Prada) hasta marzo (finales), en Auckland, Nueva Zelanda. Ya no auspiciada por la firma Louis Vuitton. La holandesa Carolijn Brouwer se convertirá en la primera timonel desde Leslie Egnot, estadounidense nacionalizada neozelandesa al frente del Mighty Mary en 1995. Tiene 45 años Brouwer. Tres veces olímpica, oro de la Volvo Ocean Race 2017-2018. Ya están confirmados seis sindicatos retadores del Team New Zealand: Dutchsail (Alemania), Luna Rossa (Italia), American Magic y Stars & Stripes Team USA (Estados Unidos), INEOS Team UK (Reino Unido) y Malta Altus Challenge, del Royal Malta Yacht Club, fundado en 1835. Primera ocasión, en 167 años, de un representante de Malta. Aunque vaya a saber quiénes aparecerán finalmente en la largada dentro de dos temporadas en tierra de los All Blacks. Dependerá del apoyo financiero.

Sir Ben Ainslie y Catherine, Duquesa de Cambridge, en el catamarán del equipo Land Rover BAR en 2016 en Portsmouth, Inglaterra. Ph: Max Mumby/Getty Images

Desde lo estrictamente deportivo, no está muy satisfecho Patrizio Bertelli, jefe del sindicato Luna Rossa, con los barcos AC75, monocascos sin quilla y con dos enormes brazos que los empujan por encima de la superficie del agua, sustitutos de los catamaranes. “No me gustan —declara, tajante, Bertelli, a La Stampa—. Son demasiado difíciles, demasiado extremos. La parte electrónica es especialmente complicada. Quería una especie de VOR60 [antiguo barco de la Volvo Ocean Race] moderno, con dos timones y alas. En su lugar, [los neozelandeses] querían una solución hipertecnológica”. Atractiva como pocas competencias deportivas, poco importan el escenario o el momento histórico, los vaivenes ecónomicos o los conflictos por el tipo de embarcación, la Copa América ha concitado a lo largo de los años la atención de porosidades de los más diversos ámbitos: tenistas, actores de Hollywood, cantantes, inventores y pilotos de Fórmula Uno, presidentes y, por supuesto, acorde a su raigambre, miembros de la realeza. Sea donde sea, hechiza su efecto magnético.

Televisores y lamparitas

El magnate Ted Turner ha sido creador de la cadena televisiva Cable News Network (CNN), lanzada en 1980. Para el francés Thierry Meyssan, “en el modelo CNN, la información no es una herramienta de conocimiento sino un espectáculo”. El presidente del Ecuador, Rafael Correa, escribió: No vean CNNsi quieren estar informados. Pura manipulación disfrazada de prensa. ¡Revisen, nada más, quién es el dueño! Asistió Turner a la Universidad Brown, fundada en 1764, a la que concurrieron el matemático, físico y poeta chileno Nicanor Parra (1943); el médico surcoreano Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial; la actriz parisina Emma Charlotte Duerre Watson, intérprete del personaje Hermione Granger en la saga del mago Harry Potter. Y donde dictaron clases Fernando Henrique Cardoso, expresidente del Brasil, o Leon Neil Cooper, Nobel de Física en 1972. A Turner lo eligieron en Brown capitán del equipo de yachting. Estudiaba obras clásicas. Se inclinaría por la Economía. Hallado con una joven en su cuarto, lo expulsaron. Distinción honoraria de Brown en 1989, ya como orador. En marzo de 1963, se suicidó su padre. A los 24, pasó a encabezar la Turner Advertising Company. El 21 de junio de 1977, timoneó el Courageous en el marco de la Copa América efectuada en Newport.

El ex presidente estadounidense John F. Kennedy y su esposa Jackie miran la carrera de la Copa America en 1962. Ph: CORBIS/Getty Images

Probablemente, pasó en Nueva York, inicios del siglo XX, sobre el velero Erin, del empresario sir Thomas Johnstone Lipton (1850-1931), fundador de la famosa fábrica homónima de té. Posó para la foto el inventor estadounidense Thomas Alva Edison (1847-1931), con sombrero, junto a Lipton, pantalones blancos. Supo el escocés Lipton competir, sin fortuna, cinco oportunidades en la Copa América, entre 1899 y 1930, con su Shamrock, Shamrock II, Shamrock III, Shamrock IV y Shamrock V. Participaciones rescatadas, paradójicamente, por la cámara de Edison.

A Edison se lo considera gran inventor. Apodado “el Mago de Menlo Park”, sus antepasados venían de Ámsterdam, Países Bajos. En 1840, su padre, Samuel, estableció una maderera en Ohio; su madre, Nancy, era una canadiense de ascendencia escocesa. Séptimo hijo, Edison registró 1093 patentes a su nombre, en los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania. Muchas eran mejorías de inventos ajenos. Verdadero “Padre de la Electricidad” fue el serbio Nikola Tesla: sentó las bases de la radio, artefacto atribuido al italiano Guillermo Marconi. Edison y Tesla protagonizan “la Guerra de las Corrientes” con sus modelos de transmisión de energía eléctrica. Edison recibió al espigado Tesla (2 metros, gran bigote) en su laboratorio de la Nueva York de 1884. Tesla había llegado de París —trabajó allí para Edison— con poemas y algunos pocos centavos en el bolsillo. Estuvo meses recluido. Gracias a Tesla, dicen que funcionaron como nunca las máquinas de la Edison Electric Light Company.

Quien bautizó la Copa América como “la Vieja Jarra” (Auld Mug) fue sir Thomas Johnstone Lipton. Compartía la afición por la náutica con los reyes Eduardo VII y Jorge V. Persistente en la Copa América, era de aquellos cabezotas que creían que cuando uno trabaja duro en algo siempre hay una recompensa proporcional. Pero nunca lograría su misión. De recuerdo a su tenacidad con el Royal Ulster Yacht Club, le darían un trofeo de diamantes. Labrado el rótulo El perdedor más ganador.

El ex presidente estadoundiense Ronald Reagan y el capitán Dennis Conner posan con la Copa America en la Casa Blanca

Texto: Martín Rodrigo Villasante

Fotos: Getty Images

Continua leyendo esta nota en YACHTING Mundial #35.

Suscribite aquí y recibila gratis en tu mail.

Tags: , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.