sábado, septiembre 26, 2020

Por Pablo Viola (@pviola14)

Fue una situación buscada desde la pasada temporada, cuando por diversas lesiones, los dos referentes del tenis del siglo XXI debieron acotar su actividad y terminarla de manera prematura. De hecho el ranking de fin de año los colocó en los puestos 9 (Nadal) y 16 (Federer) del ranking ATP. Un ejercicio desacostumbrado para quienes fueron los grandes dominadores del tenis masculino.

Los años no pasan en vano y cada uno de ellos, como grandes campeones que son, intentó reinventarse desde su propio núcleo de trabajo. Por el lado de Nadal, acelerando el proceso que lo llevó a los Juegos Olímpicos, pero descartando el cierre de año en el Masters, mientras que en el caso de Federer, sin ver acción desde su lesión en Wimbledon.

Ambos supusieron que la mejor manera de comenzar el nuevo ciclo, disputar los Grand Slam y acercarse a los puestos de vanguardia -en el nivel de excelencia de ambos no se sigue en carrera para ser top 10 o top 20- era realizar una pretemporada que les sirviera de base física para encarar el nuevo año.

A día lunes de la segunda semana del Abierto de Australia, el tiempo les da la razón a ambos. Sólidos, efectivos, con la suficiente soltura como para soportar embates de sus encumbrados rivales del circuito y salir victoriosos. Le tocó a Federer el domingo ante Nishikori y lo mismo a Nadal frente a Monfils el lunes. Merced a este rendimiento, los dos estarán animando los cuartos de final.

En la opinión del propio Federer, su tarea hasta aquí es de menor a mayor. “Estoy jugando mejor que en las primeras rondas, donde tuve que usar mucha de mi energía mental para imponerme a mis rivales, imaginando como iban a jugar o como iban a ser las condiciones. Creo que a partir de ahora, en estas instancias del torneo, seré capaz de concentrarme punto por punto y en la elección de la táctica adecuada”.

El desafío de Nadal es Milos Raonic quien ya lo venciera recientemente en Brisbane. “Va a ser un partido muy difícil para mí y espero que también para él. Así como perdí con él este año, siento que estuve cerca. Es un rival que te hace sentir mucha presión con su saque y juega muy agresivo desde la base. Necesito estar concentrado con mi servicio y jugar agresivo”.

 

Dentro de ese marco de excelencia que proponen Federer y Nadal, el Australian Open ha dado sorpresas como las eliminaciones de Djokovic y Murray (este domingo ante Mischa Zverev) y confirmaciones, como la llegada de Milos Raonic y Stan Wawrinka (ganador del torneo en 2014) como máximos preclasificados en el cuadro de caballeros.

“Que Novak (Djokovic) y Andy (Murray) no estén en cuartos de final es una gran sorpresa. Nunca pensé que Mischa Zverev y Denis Istomin pudieran vencerlos. Es bueno para el tenis que haya más jugadores capaces de vencer a los mejores, especialmente en canchas rápidas. Han sido dos grandísimas sorpresas, sin duda”, señaló Federer al respecto.

 

Entre todos esos nombres aparece uno, el de Grigor Dimitrov, demorado por su estilo de juego y a tiempo por su escaso control mental de las situaciones de un match de tenis. El búlgaro, ahora dirigido por el venezolano Daniel Vallverdú, tiene una oportunidad de oro para acceder a la segunda semifinal de Grand Slam de su carrera y la primera desde Wimbledon 2014.

MODIFICACIONES EN EL RANKING LUEGO DE AUSTRALIA

Tras las derrotas de los dos mejores del mundo, ambos perderán entre 1000 y 2000 puntos en el ranking mundial, acentuando la diferencia en favor del británico en el mano a mano, pero recortando ventajas respecto de quienes vienen por detrás, que igualmente aparecen lo suficientemente lejos como para no poner en duda la posición de ambos en el primer cuatrimestre.

En ese contexto, el primer favorecido puede ser el suizo Stan Wawrinka, quien de llegar a la misma instancia en el torneo que Milos Raonic, estaría regresando a su mejor colocación histórica, el número 3 del mundo, aquella que alcanzara por primera vez tras su título en este mismo certamen tres años atrás. En una eventual final entre ambos se jugarían allí ese tercer escalón del podio.

A esta altura, en los movimientos parciales que se han dado, el español Rafael Nadal recuperó dos puestos del 9º al 7º lugar, es todavía amenazado por tres jugadores en carrera -Goffin, Tsonga y Dimitrov-, aunque en caso de ganar el torneo, su máxima aspiración será el cuarto puesto, superando la línea del propio Raonic.

La pregunta de muchos es el ranking de Roger Federer. Más allá de su acceso a los cuartos de final del torneo en Melbourne, el suizo todavía no suma puntos ni evoluciona en el clasificador. De hecho, perdiendo en la próxima ronda, caería del puesto 17º al 23º, posiciones que recuperaría de vencer a Mischa Zverev. De ganar el certamen, la proyección del suizo será el top ten, para lo que necesita vencer en Melbourne y una derrota inmediata -en cuartos de final- de Goffin.

FOTOS: Getty Images

Tags: , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.