martes, diciembre 1, 2020

Un retorno estelar, inimaginable, como si el tiempo no hubiera pasado, derribando al vaticinio del más escéptico. Ganador del Australian Open, luego de Indian Wells y finalmente vencedor en Miami. Los tres torneos más importantes del primer trimestre se acomodaron en la amplia colección de trofeos que posee el suizo Roger Federer.

La forma de encarar la preparación tras la lesión de Wimbledon, el hecho de disfrutar de los suyos y tomarse sus tiempos para equilibrar cargas y la capacidad para hacer del deporte, su deporte, un lugar amigable para el físico. No muchos pueden gestar esa situación, de hecho ninguno a su nivel.

Finalizado el torneo de la Florida, tras el 6-3 y 6-4 ante Rafael Nadal -tercera victoria ante el español en los tres torneos que obtuvo en 2017-, se aprestó a realizar las primera consideraciones sobre este nuevo logro, once años después de su conquista previa en Miami.

“Durante el calentamiento le dije a Severin (Luthi), mi entrenador, que si sólo hubiera jugado la final de Miami -sin las de Indian Wells y Australia-, también estaría muy contento. Sin embargo he logrado mucho más y por eso traté de recordarlo para poder jugar sin presión. Me dije: ‘Hazlo una vez más y sé valiente en los puntos importantes’. Estoy contento porque fui capaz de hacerlo”.

Era el momento para obtener el título y darle un descanso al cuerpo. La gira de polvo de ladrillo -exceptuando Roland Garros- como era previsible, no estará en su calendario. “Ahora puedo tomarme un descanso, debo darle descanso al cuerpo y mi familia me necesita. El regreso está cumplido. Todavía se trata de una temporada de retorno, pero dije que hasta Miami se iba a tratar de un proceso de aprendizaje”.

Respecto de su evolución de aquella lesión en la rodilla, el suizo señaló: “estoy contento porque no ha pasado nada notable en este tiempo. Ha sido un camino soñado en los courts, mi cuerpo ha reaccionado de maravilla y no podría estar más feliz. Wimbledon es el mayor objetivo. La gira de césped va a ser realmente importante para mí. Jugaré Stuttgart y Halle previamente”.

EL REGRESO AL TOP 5 DEL RANKING ATP

Con 35 años y siete meses, Federer se convirtió en el ganador más longevo del Masters 1000 de Miami y ahora extendió su marca a 26-18 en finales de Masters 1000 y 3-1 en este torneo en particular, donde había sido subcampeón en la temporada 2002 -derrota con Agassi- y donde obtuvo el título en 2005, frente a Nadal, y 2006, ante su ahora coach Ivan Ljubicic.

En los Masters 1000 fue su título 20 sobre canchas duras. Los restantes seis son en polvo de ladrillo, todos en la cita compartida en el tiempo por Hamburgo y Madrid. Los únicos certámenes que no ganó en su carrera en este nivel fueron Montecarlo y Roma, torneos en los que perdió cuatro finales en cada uno de ellos.

Tags: , , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.