viernes, agosto 14, 2020

En esta entrevista, el polista que triunfó junto a Mumy Bellande en el último Grand Slam Beach Polo STAD nos cuenta las claves para ser el campeón en la arena

Juan Cruz Losada responde a esta charla desde Pakistán. Sí, allí se encontraba jugando el National Open, que es la Copa de Oro local, el torneo más importante -siete equipos, seis partidos, los dos mejores clasifican y juegan una final-. “Ya lo vengo jugando hace seis años seguidos y le he tomado mucho aprecio a este país. Son dos semanas de mucho desgaste para los caballos y para los jugadores pero es muy entretenido”, asegura. Si bien la primera vez que lo invitaron el destino le generaba temor, con el tiempo encontró que había mucho para hacer: “es un país que con el polo venía medio retrasado, organizativamente y con las canchas, y hoy se convirtió en un lugar que da gusto venir”.

Semanas atrás, el polista de 33 años sumó una nueva victoria en su historial de Beach Polo, un terreno donde sigue acumulando experiencia. “Creo que jugué como cuatro y fueron en veranos salteados, nunca todos seguidos. Diego ha llevado jugadorazos toda la vida y cumplir 25 años haciéndolo es impresionante. Uno de los compañeros que más recuerdo haber jugado es con el Vasco Izaguirre”, cuenta.

Pero esta vez tuvo el honor de compartir equipo con la primera mujer en la historia de este Grand Slam, Mumy Bellande, que se deshizo en elogios sobre su performance en la arena. Al preguntarle cuál es su secreto para llevar tan bien la pelota en la arena, Juan Cruz dice que hace falta un poco de técnica y un poco de fuerza para sacarla de los pozos que se hacen en la cancha con las pisadas de los caballos. “Siempre me gustó hacer malabares con el taquito y la bocha. Me divertía la idea -aunque para el polo no sirve para nada- pero bueno, siempre hice jueguitos y pavadas con la pelota. Y para hacerlo entretenido, también se me hizo costumbre levantar la pelota en el aire porque es más fácil que intentar pegarle cuando está girando, que va despareja… de alguna manera es más fácil en el aire que en el suelo, y es lo que sale”, explica.

Y si bien resalta que al ser una superficie tan pesada es difícil pegarle a la pelota, ya que requiere de fuerza, considera que su compañera de equipo estuvo muy bien en su debut: “La verdad que lo de Mumy es impresionante. Ella tiene una gran virtud y es que es una gran jinete. Anda muy bien a caballo, entonces se pone a la par ahí en la arena, que no hay mucho espacio para andar fuerte, y ella empieza a jugar mano a mano con los caballos y la verdad que ahí se pone a la par”.  Juan Cruz agrega que el polo ha sido un deporte tan masculino durante tantos años que el hecho de que últimamente se le esté dado más espacio al femenino es algo muy bueno.

La dupla mixta triunfó en las playas de Pinamar, Cariló y Valeria del Mar ante miles de espectadores que se acercaron para ver polo en un escenario diferente. Al respecto, Juan Cruz asegura que, al ser un fanático de los caballos, a este deporte lo ve lindo en todos lados. Que cada lugar -ya sea en el exterior o dentro del país- hace que el deporte sea espectacular en todo sentido, muy completo y muy divertido. Es increíble que podamos hacer lo que nos gusta. A veces toca jugar en canchas rodeadas de montañas o pegadas al mar, o en el medio de la ciudad. Yo siempre prefiero un lugar agreste, verde, con caballos cerca. Es lo que más me gusta. Pero es bueno seguir viajando, recorriendo, conociendo y aprendiendo”, reflexiona.

Muy cerca del mar, a pasos de Mar del Plata, está el campo de su papá. Ese es el lugar donde se crió entre caballos y donde aprendió a jugar al polo desde chico, en familia: prácticas entre hermanos, primos y hasta la mamá se animaba a taquear. “Papá es el que inició toda esta locura de los caballos cuando empezó a criar. A mí era difícil que me sacaran del campo. Cada plan que tenía era con los caballos. Y seguí porque para mí era un espectáculo… vivir de lo que te gusta no tiene precio”, afirma.

Hoy, mientras continúa su trabajo para un patrón en Argentina, se enfoca en los objetivos para 2020: jugar la Copa República y armar un equipo para disputar la Copa Municipalidad y la Cámara en primavera. “Hace tres años que no compito a ese nivel y creo que una vez que ya se llega a los 6 goles de handicap lo más importante es seguir compitiendo”.

Texto: Belén Sainz-Trápaga

Fotos: Catalina Mielke

Nota publicada en la revista POLO Mundial #113.

Suscribite aquí y recibila gratis en tu mail.

Tags: ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.