sábado, septiembre 19, 2020

El domingo se presentaba como una jornada imprevisible en el desarrollo de la ronda final del US Open 2017 en Erin Hills, situación que expuso en mayor medida el viento que sopló por la mañana, entorpeciendo relativamente la tarea de los jugadores y dando alguna pauta de quienes se verían favorecidos en el campo cercano a la ciudad de Milwaukee.

Un escenario -el utilizado en esta edición del segundo major del año- con nula protección para la brisa, con fairways muy amplios y vegetación espesa, a la europea, como se habló a principio de semana. Esas pautas, sumadas al viento, hacían pensar sobre la buena posibilidad del segundo grupo, integrado por Brooks Koepka y Tommy Fleetwood, jugadores generados bajo las normas y con sello del European Tour.

Brian Harman se resistió a este concepto desde bien temprano y hasta la mitad del recorrido, compartiendo grupo con el hombre récord del sábado, Justin Thomas. El bogey del 10 de Koepka lo igualó en la punta, pero su rival enderezó su vuelta desde el 13, cuando salvó una situación comprometida, y reaccionó con birdies consecutivos en el 14, 15 y 16, hasta con posibilidad de bajar el 17.

Nadie de los consagrados vulneró el diez bajo el par, difícilmente los líderes caerían en desgracias, ante la inconsistencia de los Rickie Fowler, con sus tres birdies y tres bogeys, o el propio Charley Hoffman, quien hipotecó sus oportunidades con un triple bogey en el 8. Patrick Reed 74, Thomas y Si Woo Kim, el ganador de The Players, 75. Todos se rindieron ante la evidencia.

El único que los sometió a algo de presión -con su 12 bajo el par en el clubhouse- fue Hideki Matsuyama, el japonés que terminó igualando el segundo puesto con Harman, tras firmar la mejor ronda del día, 66, para un total de 12 bajo el par. Cuando se esperaba algo de tensión en Koepka, el ganador del Phoenix Open 2016 respondió con plena madurez, a sus jóvenes 27 años, pero con un respaldo de cinco temporadas y ocho títulos por el mundo.

La experiencia no siempre se consigue en casa y varios han abierto la mente y las puertas al Tour Europeo, lejos de casa, lejos de la comodidad de tomar un vuelo y estar con sus seres queridos, teniendo que superar inconvenientes en territorio inhóspito y afrontar situaciones relacionadas con el deporte y la vida social. Koepka salió de su zona de confort y preparó el terreno para triunfar en el torneo más importante para todos los estadounidenses. La inversión dio sus réditos y hoy lo disfruta con su nombre grabado en el trofeo de la USGA.

Tags: , , , , , , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.