lunes, noviembre 30, 2020

Por Pablo Viola

En el resumen del día 4 de Wimbledon, comentábamos sobre la importancia de llegar a la breve temporada del césped con ritmo o de, a lo sumo, conocer sus secretos. Todo esto en relación a la poca frecuencia de buenos resultados para el tenis argentino en La Catedral y como hacía para subsanarlo un Rafael Nadal rejuvenecido, por ejemplo. El torneo en All England es tan tradicional y deseado como inhóspito y extraño para aquellos que desconocen como transitarlo.

En ese sentido, Andy Murray le saca ventajas al resto, las mismas que el mismo está obsequiando desde lo físico y que le impidieron jugar a buen nivel en Queen’s, donde fue eliminado en primera ronda por el australiano Jordan Thompson. Dos veces ganador del tercer Grand Slam de cada año, el escocés es el defensor del título y -por el momento- número uno del mundo, más allá de tener un año mediocre para su condición, ubicado en el séptimo lugar de la Carrera a Londres.

Es en ese sentido que las limitaciones en ocasiones están respaldadas por fortalezas. Murray trae consigo su experiencia y también su convicción, aquella que lo llevara a obtener el número uno del mundo al cierre de la temporada 2016, con una sola derrota desde el US Open hasta la final del Masters inclusive, ante Del Potro y por la Copa Davis, aunque no por los puntos del ranking ATP. Ese fue el secreto para arrebatarle el número uno a Djokovic, su convicción.

Y ese es sin dudas también el secreto de los elegidos, porque una lesión en la cadera lo está condicionando y también lo hará en el futuro. Las soluciones para el escocés no serán mágicas y cuanto menos tenga que batirse a duelo en la cancha, mayores serán las posibilidades de salir ileso en cada ronda. La de este viernes fue una prueba de fuego ante el supertalentoso Fabio Fognini, a quien venció por 6-2, 4-6, 6-1 y 7-5, tras dos horas y 39 minutos, superando un proceso de recuperación que conmovió al público desde el 2-5 en el cuarto, tras levantar cinco set points.

En palabras de Murray, la victoria se celebró solo por el hecho de pasar de ronda. “Cuando hay que enfrentarse con un jugador que tiene todos los golpes como Fognini es difícil. El genera mucha potencia con un swing muy corto y es difícil de leer para donde irá la pelota. Me saca permanentemente de ritmo. El final fue muy tenso, salvé cinco set points y luego saqué muy bien para cerrarlo. No sentí que jugué mi mejor tenis pero gané”.

Su rival en octavos el próximo lunes -tras dos jornadas de descanso- será el francés Benoit Paire, jugador de similares características a las de Fognini, talentoso y díscolo, capaz de la actuación más espléndida y del día más aciago. La única vez que se midieron fue en Montecarlo 2016, cuando en octavos de final se impusiera el escocés por 2-6, 7-5 y 7-5. Otra prueba de resistencia para el escocés tratando de emular a Fred Perry con títulos consecutivos en Wimbledon.

Por ese mismo sector del cuadro aparece Rafael Nadal, quien mantiene su invicto en sets, quien apenas pasó un mal rato en el tercero ante Karen Khachanov, pero que nunca pierde la compostura. Otra vez volvió a exhibir una envidiable condición física y tenística, para vencer al joven jugador ruso por 6-1, 6-4 y 7-6(3), tras dos horas y 15 minutos de partido.

La racha de Nadal continúa extendiéndose en la serie de dos Grand Slams que lleva hasta aquí, con 29 sets ganados de manera consecutiva, y a solo uno de su mejor racha en la temporada 2012, entre Roma y Roland Garros, todos sobre polvo de ladrillo. De hecho su acceso a octavos de final en Wimbledon se da por primera vez desde 2014 y, sin ceder sets hasta la cuarta ronda, desde la edición 2011.

Claro que el próximo rival es de sumo riesgo. Gilles Muller, jugador de Luxemburgo y exnúmero uno del mundo junior en 2001 -año en el que llegó a la final de Wimbledon en la categoría sub 18-, viene de ganar esta temporada sus dos primeros torneos ATP en Sydney y Hertogenbosch, este último hace tres semanas sobre césped. En la tercera ronda venció al nacionalizado británico Aljaz Bedene por 7-6(4), 7-5 y 6-4.

A los 34 años, Muller parece estar en el momento más significativo de su carrera y cuenta con un antecedente positivo ante Nadal -1-4 el récord total-, venciéndolo en Wimbledon 2005 por 6-4, 4-6, 6-3 y 6-4 en segunda ronda, antes de caer en 2011 en este mismo escenario por 7-6(6), 7-6(5) y 6-0 en tercera. Seis años después y una ronda más adelante en el cuadro -como marca la regla entre ambos en La Catedral-, se volverán a enfrentar este lunes por un lugar en cuartos.

En otros resultados de la jornada por la primera ronda:

Singles Damas
(10)Venus Williams (USA) a Naomi Osaka (JAP) 7-6(3) 6-4
(2)Simona Halep (ROU) a Shuai Peng (CHN) 6-4 7-6(7)
(4)Elina Svitolina (UKR) a Carina Witthoeft (ALE) 6-1, 7-5
(6)Johanna Konta (GBR) a Maria Sakkari (GRE) 6-4 6-1
(13)Jelena Ostapenko (LAT) a Camila Giorgi (ITA) 7-5 7-5
(21)Caroline Garcia (FRA) a Madison Brengle (USA) 6-4 6-3
(27)Ana Konjuh (CRO) a (8)Dominika Cibulkova (SVK) 7-6(3), 3-6, 6-4
Victoria Azarenka (BLR) a Heather Watson (GBR) 3-6 6-1 6-4

Singles Caballeros
(7)Marin Cilic (CRO) a (26)Steve Johnson (USA) 6-4 7-6(3) 6-4
(18)Roberto Bautista Agut (ESP) a (9) Kei Nishikori (JAP) 6-4 7-6(3) 3-6 6-3
Kevin Anderson (SAF) a Ruben Bemelmans (BEL) 7-6(3) 6-4 7-6(3)
Benoit Paire (FRA) a Jerzy Janowicz (POL) 6-2 7-6(3) 6-3

Postergado
(24)Sam Querrey (USA) vs. (12)Jo-Wilfried Tsonga (FRA) 6-2, 3-6, 7-6(5), 1-6, 6-5 y susp.
*el servicio en la reanudación le corresponde a Tsonga

Fotos: Getty Images

Tags: , , , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.