viernes, agosto 14, 2020

Entrevista con la joven tenista rosarina que ganó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima y representará a la Argentina en las Olimpíadas de Tokio

La rosarina de 23 años y de ascendencia ucraniana decidió irse a vivir a Alicante para poder competir a nivel profesional. A los 19 años, en 2016, hizo su debut en el US Open y recibió el Premio Corazón de la Fed Cup, una iniciativa de la ITF que reconoce a las tenistas que hayan representado a sus países con distinción y coraje. Hoy se ubica entre las mejores 252 del ranking mundial y el año pasado ganó dos títulos, uno en España y otro en Italia, además de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, algo que no conseguía una argentina desde Gisela Dulko en Beijing 2008.

-¿Cómo viviste la experiencia de ganar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos? ¿Qué significó para vos que te felicitara Gabriela Sabatini?

-El logro de la medalla fue algo muy importante porque la verdad es que, sinceramente, no lo esperaba. Logré una medalla para Argentina y una plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio, que eran dos cosas muy importantes. Fue una semana en la que jugué realmente muy bien. Por ahí no había tenido mucha regularidad en el año y esa semana tuve un muy alto nivel de tenis y eso me dio mucha confianza. Y el saludo de Gabi sí, obviamente que lo tengo guardado, es un muy lindo recuerdo.

-¿Fuiste con el objetivo de clasificar para los Juegos Olímpicos de Tokio? ¿Cómo te preparás mentalmente para ese nivel de competición?

-Sí, la verdad que sí, era uno de los objetivos. En parte había decidido ir a los Panamericanos porque estaban esas dos plazas para los Olímpicos, que era la primera vez que se hacía, y para los jugadores de Sudamérica era una oportunidad única. ¿Cómo me preparo mentalmente? Tengo un coach mental, con el que trabajamos todos los aspectos mentales.

-El año pasado ganaste dos títulos, uno en España (en mayo, el W25 de Monzón) y otro en Italia (en octubre, el W25 de Santa Margherita Di Pula). ¿Cómo fueron tus rivales y qué sentís que se aprende en una final?

-Creo que el nivel en el que estoy jugando en este momento es muy parejo. Entre la 180 y la 300 del mundo más o menos es un nivel realmente muy parejo que te obliga a estar todas las semanas competitiva. Cada semana tenés chances de ganar pero también sabés que está la posibilidad de perder en primera ronda. Eso le da mucha competitividad a este nivel. Yo creo que vas aprendiendo toda la semana para después volcarlo en la final. En la final se trata de no pensar tanto, de fluir un poco el tenis que fuiste logrando esa semana.

-En el ITF de Sevilla derrotaste a la italiana Sara Errani, ex número 5 del mundo y finalista de Roland Garrós en 2012. ¿Cuánta confianza te generan esos triunfos?

-Sí, ese fue un partido muy bueno para mí porque Sara es una luchadora nata, es muy sólida, es muy difícil ganarle, no te regala un punto, hay que ganarle todos los puntos. Para mí fue una prueba en ese sentido, lograr estar estable y consistente durante todo el partido. Un partido muy cerrado, muy parejo, que me dio confianza por esto mismo de sentir que pude estar durante todo el partido concentrada y sabiendo que la otra no me regalaba nada sino que eran puntos que yo iba creando y ganando.

-¿Tuviste que irte a vivir de Rosario a Alicante para poder hacer una carrera de tenis profesional?

-Sí, la verdad que en Argentina no hay mucho tenis femenino. No hay torneos en la región o cerca y bueno, para un deporte que es tan competitivo en el que cada semana sumás puntos, el estar tan lejos afecta muchísimo. Es difícil lograr esa continuidad en el calendario estando tan lejos, así que tomé la decisión de irme a Alicante. Si bien ya en los últimos años pasaba seis o siete meses en Europa, tener una base fija da otra tranquilidad. Obviamente que es difícil alejarse de la familia, las costumbres y los seres queridos pero es algo, para mí, necesario para la carrera que estoy teniendo.

-¿Cómo es un día de tu vida en España?

-Un día de entrenamiento empieza cuando me levanto, a las 7.30 de la mañana, desayuno y a las 9 estoy entrenando hasta las 12, 12.30, que hago mitad de físico y mitad de tenis. Después vuelvo a mi departamento a almorzar o a veces almuerzo en el club y a la tarde vuelvo a entrenar desde las 3, 3.30 hasta las 6, 6.30. Y después la tarde me queda libre. Por ahí voy un poco a la playa para despejarme. Hay días que tengo fisioterapeuta para recuperar un poco el cuerpo. Después ceno y a descansar para el día siguiente seguir entrenando.

-¿Qué grado de dificultad dirías que hay en conseguir financiamiento como sponsors o becas para poder viajar a competir?

-Y, es muy difícil. La verdad que el grado es muy alto. A mí, al menos, se me ha hecho muy difícil y creo que a las jugadoras argentinas también. El apoyo económico y financiamiento para viajar es casi nulo. Con la situación del país y con la poca difusión que tiene nuestro deporte hoy en día son realmente pocos los sponsors que se acercan para intentar ayudarnos.

-¿Qué opinás sobre la brecha económica en relación a los premios del circuito masculino?

-Bueno, yo pienso que hay que seguir luchando desde nuestro lado para que esa brecha sea cada vez más chica. Creo que las mujeres tenemos el mismo trabajo que los hombres, empleamos el mismo tiempo, le ponemos la misma dedicación, nos cuesta exactamente lo mismo que a ellos. Incluso nosotras, las mujeres, en la parte más… no en el circuito WTA en comparación con el ATP sino en el ITF para nosotras, en torneos de hasta 100.000 dólares tenemos más gastos que los hombres porque a los hombres, cuando el torneo es un poquito más grande, ya les pagan alojamiento y a nosotras no. Tenemos que pagar el nuestro y el de nuestro entrenador, y creo que esa brecha es algo que no es justo. Si bien entiendo que los hombres venden más, generan más, tienen más sponsors, no nos tenemos que quedar con eso, hay que tratar de luchar desde nuestro lado para que el tenis femenino sea cada vez más vistoso, tenga más difusión y llegue a venderse tanto como el masculino.

-Hablaste de revertir el mal momento del tenis femenino en Argentina. ¿Qué crees que haría falta hacer?

-En primer lugar creo que se necesita un compromiso de parte de la Asociación Argentina de Tenis con el tenis femenino para que no se le de solo importancia y prioridad al masculino, que realmente creo que fue un cambio de esta nueva dirigencia. Y después lo que más se necesita son torneos, que haya un circuito competitivo en la región, no solo en Argentina sino en la región, para que las jugadoras sudamericanas tengan torneos y de esa manera poder mejorar, crecer y desarrollarse tenísticamente.

-¿Cuál es tu máximo sueño, alguno que tengas desde chiquita?

-Mi máximo sueño es ser la número uno del mundo. Es un sueño que tengo de chiquita. Casi no tengo otros recuerdos que estar en mi casa pegándole a la pared de la cocina -que después mi mamá se quejaba- y ya soñaba con ser número 1 del mundo.

-¿Cuál es tu tenista preferido y por qué?

-Creo que siempre contesto algo diferente porque creo que los tres más grandes -Roger, Rafa y Nole- cada uno tiene su magia. Roger desde la parte técnica y táctica, Rafa desde la parte de lo mental, y Nole, su despliegue físico y también su calidad. En mujeres, Serena Williams por la cantidad de records que ha roto, su continuidad en el circuito y todo lo que ha ganado. Son increíbles, así que no podría decir uno en particular porque me gusta ver todo el tenis en general.

FICHA TÉCNICA

Nadia Podoroska

Fecha de nacimiento: 10 de febrero de 1997

Lugar de nacimiento: Rosario, Argentina

Altura: 1,70

Brazo hábil: diestro

Ranking singles WTA: 252

Mejor puesto: 158 (22 de mayo de 2017)

.

Texto: Belén Sainz-Trápaga

Fotos: Getty Images

Nota publicada en la revista TENIS Mundial #73

Suscribite aquí y recibila gratis en tu mail

Tags: , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.