jueves, octubre 1, 2020

Definido como uno de los jugadores más antipáticos del circuito según sus compañeros, Patrick Reed no parece preocuparse demasiado por lo que piensen los demás. Reservado, competitivo y con una feroz determinación, el golfista apodado Capitán América es conocido por sus polémicas con colegas, espectadores y jueces, que le han traído más enemigos que seguidores. Tanto por su imagen -más robusta que atlética- como por su estilo -presuntuoso y jactancioso- llama la atención en un ambiente tan discreto como el del golf.

Patrick Nathaniel Reed tiene 27 años. Creció en Texas en una familia de golfistas, por lo que su acercamiento al deporte fue desde muy chico. Tuvo una adolescencia complicada, marcada por el mal comportamiento en el colegio, pocas amistades, arrestos por tomar alcohol siendo menor de edad y poseer documentación falsa. Si bien se pasaba los fines de semana practicando en el club y fue responsable de varios triunfos, sus compañeros de la Universidad de Georgia decidieron echarlo del equipo universitario cansados de sus ofensas y trampas.

Pero el principal conflicto en su vida llegó en 2012 cuando, a los 22 años, anunció su casamiento con Justine, su novia cuatro años mayor. Sus padres, Bill y Jeannette, consideraron que todavía era demasiado joven para casarse. Patrick no sólo no los invitó a la boda sino que además dejó de dirigirles la palabra y dio inicio a un alejamiento con su familia que ni siquiera el nacimiento de sus hijos, Windsor Wells y Barrett, pudo terminar. Su sangre fría ha llegado incluso a hacerlos expulsar por la policía del US Open en 2014 cuando habían conseguido tickets para ir a verlo jugar. Luego de que su esposa expresara públicamente el odio a sus suegros, su hermana Hannah aseguró que Patrick se había convertido en un egoísta y horrible desconocido, lo que le rompía el corazón.

Así y todo, la familia Reed se reunió para ver el Masters de Augusta en una casa que sigue decorada con sus premios y fotos en las paredes, para vivir con nervios, orgullo y dolor al mismo tiempo el triunfo más grande en la carrera de Patrick, en una tarde de domingo agridulce.

Porque si bien Patrick sintió enseguida la falta de apoyo por parte del público, que alentaba por el irlandés Rory McIlroy, supo transformar esa situación a su favor. “Por un lado me ha motivado más y por otro, me ha quitado presión”, comentó tras haber manejado perfectamente el stress de la competencia.

Patrick admira tanto a Tiger Woods que suele vestirse de rojo en su honor para jugar los domingos. Sin embargo, esta vez optó por el rosa. Y esa distinción le trajo suerte.

Había arrancado el domingo como líder del certamen con un gran registro de 14 golpes bajo el par. Completó cuatro birdies, once pares y tres bogeys, y se mantuvo en lo alto para terminar con un registro de 15 golpes bajo el par, uno menos que Rickie Fowler y dos que Jordan Spieth. Esta sólida actuación le valió su primer saco verde y el momento más glorioso. Profesional desde junio de 2011, siempre se sintió uno de los cinco mejores jugadores del mundo y lo dijo cuando era número 44. Con esta victoria llegó al 11º puesto del ranking, y para compartir su alegría estaba su caddie (su cuñado) y su ex caddie (su esposa). Más allá de su reputación, Reed es uno de los principales estandartes del equipo estadounidense de la Ryder Cup y ahora, con su primer major, nada menos que un campeón de Masters.

FOTO: Augusta National

Tags: , , , , , ,

Recibi nuestro Newsletter

¡SEGUINOS!

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.